Sentencia favorable para un trabajador que denunció persecución laboral
ARACELI BOSCH. PALMA 25.06.2005

Sentencia favorable para un trabajador que denunció persecución laboral

Actualmente es el secretario de ANAMIB, asociación que atiende casos de acoso moral

ARACELI BOSCH. PALMA.

Un funcionario de la Agencia Tributaria ha conseguido una sentencia favorable tras denunciar ante el juez una situación laboral que consideraba injusta y que venía precedida de un constante acoso moral y psicológico hacia su persona.
En el año 2003, Ricardo Pérez-Accino, inspector jefe del servicio de vigilancia aduanera de la Agencia Tributaria, comunicó al entonces delegado en Balears, Ignacio Fernández Alegría, su situación laboral de la que hacía responsable a su jefa, actualmente destituida de su cargo.
Tras la denuncia, a Pérez-Accino se le abrió un expediente disciplinario y se le impuso una sanción de seis meses de suspensión. Esta sanción actualmente está recurrida y pendiente de juicio.

Concurso laboral

Los hechos objeto de la denuncia vinieron después, cuando el funcionario concursó por una plaza en su mismo centro de trabajo que no ganó.
La sentencia reconoce que fue valorado injustamente. Según el juez, a la vista de su curriculum, su actividad profesional y la prueba documental y testifical realizada durante el juicio, se le debería haber puntuado como mínimo con un 5. En cambio, continúa la sentencia, “se le dio una puntuación inferior con la única finalidad de ser excluido del concurso”.
Entre los méritos que ostentaba Pérez-Accino y que no poseían los demás aspirantes destaca la condecoración como caballero de la orden de la cruz del mérito civil concedida por el Rey.
A consecuencia de su situación laboral, Ricardo Pérez-Accino se integró en ANAMIB, asociación que lucha en Balears contra el mobbing, o lo que es lo mismo, contra el acoso moral y psicológico en el puesto de trabajo. Actualmente es su secretario.

Sensibilidad social

ANAMIB nació hace más de dos años con el objetivo de difundir el mobbing y dar apoyo a quienes lo padecen. La asociación la impulsaron 25 miembros que en este tiempo han atendido más de 1.500 llamadas de teléfono de personas que se sienten perjudicadas laboralmente. Diez de los casos que han pasado por ANAMIB han llegado a juicio.
La presidenta de la asociación, María Guirao, confía en que pronto aumente la sensibilidad de los jueces respecto al acoso laboral. “Ocurre lo mismo que hace 20 años con los casos de violencia doméstica”. Antes no se reconocía como ahora que hay un problema social de gran magnitud. Como en la violencia de género, muchas veces son los mismos afectados los que se niegan a denunciar.
Por eso, para despertar la conciencia social, María Guirao apela a la responsabilidad general. “Sólo podemos pararlo entre todos”.

Diario de Mallorca. Editora Balear, S.A. C/. Puerto Rico,15 (Polígono de Levante) – 07006
Palma de Mallorca – Teléfono Centralita 971170300